Bienvenidas Amadas Hermanas en Cristo. Gracias por visitar nuestra pagina Web. Dios las Bendiga!!!!
Dios las bendiga a todas y Gracias por visitarnos!!!  
  PAGINA DE INICIO
  CREER EN CRISTO
  LO QUE JESUS HIZO POR TI
  ACUERDATE
  LAS TRES LLAVES
  MARIDOS
  MUJERES TALENTOSAS
  VIOLENCIA FAMILIAR
  => VALOR
  => FAMILIA SIN MACHISMO
  => EL CALVARIO DE UNA MUJER GOLPEADA
  => VIOLENCIO DOMESTICA
  => ABUSARON DE MI
  => MI ESPOSO NO ME RESPETA NI APRECIA
  => VIOLENCIA DOMESTICA. POR KATHYA MORALES
  DIOS QUIERE USAR TU VIDA
  CONTACTO
  EVA O SARA
  LA LECCION DE MARIA
  MUJERES DE LA BIBLIA
  MUJERES GUERRERAS
  MUJERES VIRTUOSAS. (poema)
  TESTIMONIOS
  INFIDELIDAD
  MUJERES SOLTERAS
  PAREJAS FELICES
  MUJERES ESFORZADAS
  MUJER DE MINISTERIO
  LA INTEGRIDAD
  IDENTIDAD
  LAGRIMAS
  MINISTERIO DOMESTICO
  MADRE SOLTERA
  OBSTACULIZADORA O FACILITADORA
  CRIO HIJOS PARA DIOS
  SER MADRE
  LA VERDADERA BELLEZA
  MUJERES PIADOSAS
  LA FRAGANCIA DE SU PERFUME
  REFLEXIONES
  SIERVAS
  MUJER DE CARACTER
  MUJER LIDER
  SANIDAD DEL ALMA
  LA ESPOSA DEL PASTOR
  ADMIRADORES DE SUS ESPOSAS
  UNA HIJA MUJER
  ACTIVIDADES PARA DAMAS
  SECCION: MUJER DE HOY
  UNA MUJER DE DIGNIDAD Y FORTALEZA
  LA MATERNIDAD
  CONSEJOS PRACTICOS
  RESTAURACION
  LOS TRES NIVELES DEL AMOR
  EL SEXO PERMITIDO Y EL QUE NO
  LA SEPARACION
  FIDELIDAD MATRIMONIAL
  PROPOSITOS DE LA FAMILIA
  PETICIONES DE ORACION
  AMOR DIVINO
  SEMILLAS DE BENDICION
  AMADA POR DIOS
  LA SABIDURIA
  EL LUGAR DE LA MUJER EN EL CORAZON DE DIOS
  YO TE CONOZCO
  MENSAJE DE EXITO
  LA BELLEZA DE LA MODESTIA
  LA ESPOSA DE MI PASTOR ME ABRAZO
  FORMANDO UNA IMAGEN INTERIOR CORRECTA
  SOBRE LOS MONTES
  DIOS QUIERE USARTE
  SANIDAD FISICA
  FRENTE A LO INEVITABLE: ESTER
  NO CEDAS ANTE LA PRESION
  LA GRACIA DE DIOS
  EL TIEMPO ES YA !
  DISEÑADAS PARA AMAR
  NO TE DUERMAS
  PERPETUANDO LA BENDICION
  ---> LIBRO DE VISITANTES
ABUSARON DE MI
Me abusaron sexualmente. ¿Tengo yo la culpa?

De 10 consejerías que tengo puedo decir que fácilmente entre 6 y 7 se refieren a algún abuso sexual. Es increíble cuanto nos ha afectado hoy en día los famosos secretos familiares. Los que no se hablan, los que se callan y se esconden, pero como un volcán hacen un día erupción. Los que trabajamos con jóvenes podemos decir que es un privilegio estar ahí cuando eso sucede y poder sostener a jóvenes y señoritas que han pasado tal tragedia, mostrándoles que hay ayuda y sanidad. Hoy en día aquellos silencios son cada vez menores, los corazones están siendo abiertos y las voces se oyen más fuertes y frecuentes denunciando y sacando lo que por tanto tiempo se ha quedado encerrado en la conciencia, en el corazón y en el alma, pidiendo a gritos sanidad.
El abuso sexual es una violación no solo a tu cuerpo sino también a la confianza que depositaste en algún familiar, algún amigo o alguna persona que veías como autoridad. El abuso sexual quebranta tus derechos humanos universales. Dios nos creó con límites en nuestra sexualidad que no pueden ni deben ser traspasados por nadie. Sin embargo cuando alguien osa derrumbar esas barreras, la persona abusada se culpa pues en ese momento pierde el control de su propio cuerpo, alguien más lo toma y siente que tal vez pudo haber hecho algo para evitarlo pero no lo hizo. ¡Rotunda y absolutamente no es tu culpa!
En una ocasión, una muchacha se me acercó para confesarme un abuso sexual. Un primo de ella la abusó por años. Ella se sentía sucia, impura, avergonzada. A penas podía mirar su rostro pues su cabello lo cubría. Con pena y mucho esfuerzo pudo sacar todo aquello que la venía atormentando por años. Ese es el primer paso hacia tu sanidad. El poder hablar con alguien, con una persona indicada con la que sepas que puedes recibir ayuda, y permitirle así a Dios comenzar a reconstruir los muros deshechos de tu sexualidad y puedas ver nuevamente como el Señor resucita y sana todo lo que El creó en tí. Tienes todo el derecho de ser feliz y sentirte limpia (o), pura (o) y sin mancha delante de El porque fuiste víctima de una persona que tiene serios problemas. ¡No eres culpable!
Sí, eres víctima. Por ello necesitas desesperadamente ayuda pues al no decirlo puedes permitir comportamientos auto-destructores si no comprendes que puedes salir adelante. Mucha gente que ha sido abusada recurre a vicios, adicciones, comportamientos que no pueden controlar. Son personas que han cambiado su temperamento: o son exageradamente introvertidas, odiando al sexo opuesto, viven en reprensión total. No se aman, se auto-rechazan y por ello buscan lo que sea para sentirse bien y dormir un rato la sensación de vacío y de falta de valía. Por otro lado, hay gente que es todo lo contrario, son exageradamente extrovertidas cayendo en patrones sexuales de perversidad, con el sexo opuesto o hasta con el mismo sexo.
Al no denunciar y exponer lo que aconteció puedes llegar a hacerte cómplice. Mucha gente que no es ayudada a superar un abuso sexual y permanece en silencio por muchas razones puede llegar a convertirse en victimaria del mismo abuso al que fue sujeta. Por ello es necesario exponerlo pues en la realidad eres una persona a quien se le hizo una gran injusticia, pero Dios que es justo puede rescatarte del hoyo a donde sientes que te encuentras.
-"Es duro, pero tienes que perdonarlo," le dije a aquella muchacha después de algunas platicas que tuvimos.
- ¿Perdonar? -Sí, perdonar a tu agresor para liberarte de él o ella. El perdonar es el segundo paso hacia la restauración. No, no lo sientes, pero es una decisión no un sentimiento. El perdonar te libera de convertirte en la misma persona a quién le retienes el pecado con resentimiento y amargura. Es un acto que realizas a solas con Dios. Y podrás decir: "Señor, no lo siento pero por obediencia a tí, me suelto de esta persona y lo perdono." Y quizás lo tengas que hacer varias veces hasta que sea una convicción en tu corazón, hasta que al recordar el hecho te duela cada vez menos, hasta convertir la tragedia en algo productivo ayudando a otras muchas personas que pasan por lo mismo todos los días contemplando como única escapatoria el suicidio, habiendo sanidad y ayuda para salir adelante.
Estuve hablando con esta muchacha varias veces. Ella no quería decirle a nadie lo que había sucedido, así que tuvimos varias sesiones con ella. Daba ternura verla rehuyendo cualquier mirada y con los ojos enrojecidos de tanto llorar. Costó mucho trabajo hacer que se abriera, mucho más que perdonara. Sin embargo, una vez que pudo sacar lo que tenía en su corazón, poco a poco, vez tras vez, Dios comenzó a obrar en ella una liberación hermosa. Después de muchas platicas, consejos, oraciones e infinidad de llamadas telefónicas a todas horas, puedo decir sin duda que hoy por hoy esta mujer ha sido libre y sanada.
En el libro de Levítico 18 Dios habla de todas las prohibiciones con respecto al abuso sexual. Esto sucedía desde entonces y el clamor de Dios era: "¡mi pueblo no!" Dios está ahí, con los brazos abiertos para consolarte y para que recibas sanidad porque El odia el abuso. Quiere que sientas Sus brazos de amor, consolándote y haciéndote ver que El estaba ahí, junto a tí y que nunca te ha dejado, ni te ha desamparado. No existe ninguna vergüenza en decirlo. No tengas temor pues Dios hecha fuera el temor. No eres quién provocó el abuso.
En alguna ocasión, mi esposo y yo platicamos con un joven que había sido abusado por su madre. Sí, por más increíble que te parezca. Lo que nos sorprendió fue que este hombre justificaba a su madre diciendo que ella había sufrido la pérdida de su esposo y que ella tenía necesidades sexuales y por ello recurrió a su hijo. ¡Un niño que fue abusado por su madre desde los 8 años! ¿Necesidades? ¡Se llama abuso sexual! La persona que te hizo tal agravio pudo haberte engañado en muchas formas diciéndote mil cosas para no verse como el malo o la mala, poniéndote responsabilidad y culpa, sin embargo no dejas de ser víctima delante de Dios. El quiere liberarte de ese peso de culpa para disfrutar la completa y total libertad emocional, espiritual y física. Dios te ve puro (a) y desea darte Sus ojos para que te veas a través de ellos tal y como El te ve.
Dios te ama y si tu quieres ser libre, Rinde tu vida y el puede cambiar tu vida y sanar todas tus heridas.
1.- debes perdonar a la persona que te daño o abuso de ti
2.-Confesar tu pecado a Dios.
3.-Aceptar su perdón
4.-vivir como perdonado
Sobre Nuestra Web  
 
BIENVENIDAS A LA PAGINA WEB DE "MUJERES VALIENTES" **************************** QUE ESTE PASO POR ESTA WEB SEA DE BENDICION PARA TU VIDA, Y SEAS VENCEDORA EN TODO... ASI DIOS TE CREO PARA QUE VENCIERAS TODOS LOS OBTACULOS DE LA VIDA. DIOS LAS BENDIGA MUCHO!! Image and video hosting by TinyPic
***************************** Image and video hosting by TinyPic
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Desde Argentina para el mundo... Dios los bendiga!!!  
 
Image and video hosting by TinyPic
 
 
  *************************** CONOZCANOS Y LEA NUESTROS TEMAS, EN VARIAS PAGINAS DE ESTA WEB TIENE SUBPAGINAS QUE SE RELACIONAN CON EL TEMA DE LA PAGINA, DESEAMOS ESTE TRABAJO QUE HACEMOS PARA USTED "MUJER VALIENTE", SEA DE GRAN BENDICION. *************************** EN ESTE ESPACIO ENCONTRARA RECOPILACION DE VARIAS PAGINAS WEB Y MATERIAL INTEGRADO POR NOSOTRAS PARA DARLE INFORMACION DE TODO LO REFERENTE AL MINITERIO DE LA MUJER. *************************** AMADAS DESEAMOS EL SEÑOR LAS BENDIGA A LO GRANDE A CADA UNA DE USTEDES, SI TIENE UNA PREGUNTA ESCRIBANOS A NUESTRA DIRECCION DE CORREO, O SINO DEJENOS UN MENSAJE AQUI. *************************** SI NECESITA ALGUN MATERIAL QUE APARECE AQUI, COMO NO SE PUEDE COPIAR EL MATERIAL DE ESTA PAGINA ESCRIBANOS A LA DIRECCION DE CORREO Y ESPECIFIQUE DE QUE PANEL ES Y SE LO ENVIAREMOS POR CORREO CON MUCHO GUSTO. *************************** CON APRECIO DE LA CREADORA DE ESTA WEB PARA TODAS USTEDES MUJERES PRECIOSAS DE CRISTO. DIOS LAS ILUMINE SIEMPRE EN SU CAMINO Y HAGA RESPLANDECER SU ROSTRO SOBRE CADA UNA DE USTEDES, DEJENOS SU PETICIONES TAMBIEN. BENDICIONES!! Image and video hosting by TinyPic
 
Hoy habia 12 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=